Leonard Cohen, camino y diligencia

El 19 de octubre de 2011, el poeta y músico Leonard Cohen, Premio Príncipe de Asturias de ese año de las Letras, estuvo en el teatro Jovellanos, de Gijón, para ser homenajeado. Desde uno de los palcos, enjuto, modesto, tocado, el maestro canadiense siguió el espectáculo, distintas interpretaciones, distintos intérpretes, de sus letras. Fany Álvarez fue la conductora.

Ese día, conocí a Fany Álvarez y supe que no pudo haber mejor elección para presentar un homenaje a Leonard Cohen, el exquisito, elegante, lacerante juglar. Porque Fany es igualmente exquisita, elegante y lacerante, cuando empuña la percusión, en las narraciones insertas en sus canciones, en su voz haciéndolas para sí.

Publicado en El Cuaderno. Puedes leer aquí el texto completo.