Parece una buena noche para ir a un concierto la noche del 25 de diciembre, del día de Navidad, después de reuniones familiares, encuentros y desencuentros, resulta un buen plan ir a ver a Héctor Tuya a la sala La Salvaje, en Oviedo, la noche de Navidad, a La Salvaje, cada vez más cuajada como sala de conciertos.

Hay que ver a Héctor Tuya en su concierto de Navidad, reunirse con los amigos que vuelven a casa, juntarnos en La Salvaje, para escuchar las canciones de un disco que lleva diez años en gestación y que, al fin, Héctor ha parido. El disco se llama La caja negra y son doce canciones. Y no estamos ante un estreno, nos dice Héctor desde el escenario, es un preestreno, habrá estreno más solemne algo más adelante, pero ya empiezan a asomar los discos, con un diseño sobrio y elegante y una lista larga de agradecimientos y reconocimientos.

Publicado en La Voz de Asturias. Puedes leer aquí el texto completo.