Treinta años lleva El Cohete Internacional, productora de conciertos y festivales, agencia de representación, contratación, promoción y agitación cultural y ciudadana, discográfica, desde un rincón de este norte peninsular, desde la ciudad de Oviedo, haciendo de las suyas, que no son otras que aquellas que tocan a los oficios de la música, que tan imprescindibles nos son, que nos acompañan, ayudan, interpelan, zarandean y alivian.

En 1988, Antonio Barral funda El Cohete y unos pocos años después se suma otro Barral, su hermano Carlos, y la productora pasa a ser El Cohete Internacional. Cumple ahora, pues, treinta años y nació con la publicación del segundo álbum de una banda gijonesa, Los Locos, El segundo de Los Locos. Con esta banda, un puñado de personas de al menos dos generaciones fuimos enseñadas, con ese corpus que conforman las canciones escritas por Boni Pérez, profesor en las aulas formales de los institutos y profesor que nos lleva enseñando más de treinta años en las letras de las canciones de Los Locos. En esas otras aulas que son la habitación de casa, cuando escuchábamos El Expreso de Medianoche, conducido por Enrique Bueres desde Los 40 Principales de Radio Asturias. Las aulas que son los bares, cuando se pincha a Los Locos, las plazas y los escenarios de los conciertos. Cuando aún hoy escuchamos esas canciones, recreadas por la banda Radio Fox, en el dormitorio o en la sala, mientras escribimos u ordenamos. Mientras ordenamos la casa y seguimos con la vida tantas veces desordenada, escuchamos las canciones de Los Locos, que nos ordenan en el desorden, tantos años después.

Publicado en La Escena. Puedes leer aquí el texto completo.