Las horas que están delante de la noche de San Juan, horas antes de que la tradición dicte que tenemos que quemar lo malo del año en la hoguera, unas cien personas nos juntamos en una sala de Oviedo, en La Salvaje, para abrasarnos con la música de Chet Baker, interpretada por una banda asturiana formada para la ocasión, con Aitor Herrero, en la trompeta; Jorge Viejo, en la voz; Jacobo de Miguel, en el piano; Javier San Marcos, en el contrabajo, y Manuel Molina, en la batería.

El concierto, con el nombre “Conozco a Chet Baker”, sirvió para presentar El Tiempo Delicuescente.

Publicado en La Escena. Puedes leer aquí el texto completo.