Hay más cosas, claro que hay más, pero yo quiero hablar de algunas que ocurren por aquí cerca y que, a pesar de discursos apocalípticos, anclados más o menos en la realidad de los abisales y cenagosos fondos de la música, nos ayudan a continuar sabiendo lo que tenemos que hacer, ya que lo que tenemos que hacer nos lo dicen las canciones, no tenemos libertad alguna para elegir. Así que, bienvenidas seáis, canciones escritas por aquí cerca, vamos a hacer el ejercicio de aproximarnos a vosotras, tantearnos, medirnos, mirarnos de reojo, para acabar haciendo lo que nos decís o para reconocernos en lo que hemos hecho hasta ahora.
La banda ovetense Alberto & García anuncia disco con documental, documental con disco. Ya está a punto, pronto podrá comprarse y pronto se estrenarán película y canciones en público, pronto las canciones habrán de ser defendidas en un escenario, en el directo, patria desnuda de las canciones, por más enrevesada o por más simple que sea la escenografía. Pronto podremos escuchar las letras nuevas de Alberto, algunas ya estrenadas a falta de la presentación formal, volver a estremecernos al zambullirnos en los abismos marinos de la poética del temblor que Alberto nos ofrece.alberto-y-garcia-voladores
Alberto & García acaban de conseguir que un grupo de mecenas cumpliera el objetivo económico para la publicación de disco y documental y es que gran parte del presente de la música está en los pequeños mecenazgos, en aportaciones que permiten sacar adelante obra y que nos permiten contribuir a saber lo que tenemos que hacer, que nos permiten contribuir a que las canciones continúen su misión de decirnos hacia dónde vamos o de dónde venimos.
Y Héctor Tuya, músico ovetense en la música y en la paramúsica, nos dice que su primer disco de él va a salir pronto, tras participar en diversos oficios alrededor de las canciones y como cómplice necesario en tres decenas de álbumes, nos lo anuncian su discográfica y él mismo, a la vez que cierra puertas para abrir ventanas, esas ventanas a las que nos acercamos para leer las letras de las canciones a su luz, como el chico gitano nos lee el futuro en la palma de la mano, cuyas rayas no son otra cosa que las letras de las canciones que nos anuncian el futuro y nos recuerdan el pasado, porque no somos más que tontos seres que viajamos ciegamente en los fondos abisales que nos dictan esos trozos cortos de literatura.
La Ventana de Asturias – Cadena SER – 22 de abril de 2016.